APURARSE

Por Antero Flores-Araoz

Al Gobierno inaugurado en el 2016, le queda solo año y medio para cumplir el quinquenio para el que fue elegido, aunque tenga dos etapas, una presidida por el Dr. Kuczynski y otra por el Ing. Vizcarra.

Un año y medio, término muy corto para cumplir siquiera en algo con el plan de gobierno que fue ofertado a la ciudadanía y que lamentablemente en los tres años y medio transcurridos, desde la asunción del mando, poco se ha avanzado, notándose mucho floro pero también mucha desidia, lo que equivale a lo que en léxico popular es “pachocha”.  Si pues, tenemos un gobierno pachochudo y para muestra un botón: la ejecución presupuestal es absolutamente insatisfactoria, tanto así que hasta da vergüenza ajena.

El Perú necesita de la inversión tanto del sector público como del privado. Este último no se ha caracterizado en estos tres años y medio por ser muy activo y, ello es entendible, pues la crispación política no es garantía para hacer inversiones productivas y, cuando no hay tranquilidad en el país, simplemente los inversionistas calculan riesgo y como resultado de ello toman la decisión racional de inhibirse. En lo que se refiere a inversiones importantes, obviamente las hacen en otros países, pues no solamente el Perú es país de oportunidades y, en este mundo globalizado, hay muchos otros que abren sus brazos atrayendo capitales y dándoles todo tipo de facilidades y, además, con tributación predecible y autoridades que no estrujan la ley para exprimir a las empresas.

Lo antes señalado, por lo demás, nos hace recordar que quien fuese presidente del Congreso, cuando se produjo el golpe de Estado del 05 de abril de 1992, esto es Roberto Ramírez del Villar, refiriéndose a la mentalidad inversora, decía que el órgano más sensible del empresariado es el bolsillo. Cuida su capital, y con razón.

En lo que se refiere a la inversión pública, de año en año ella es programada y, para su ejecución, sobre la base de lo que el gobierno nacional le presenta al Congreso y este autoriza. Pero es el caso que en el Poder Ejecutivo no hay capacidad de gasto en inversión, aunque siempre crece el gasto corriente no productivo y ello quizás debido a las demoras en los procesos de contratación de obras públicas, temores de los funcionarios de tomar decisiones, tramitaciones interminables y fiscalización no concurrente que recién se viene corrigiendo. Ergo, hasta algo tan importante como la reconstrucción del norte, luego del “Niño Costero” de hace cerca de tres años, aun ande en pañales. Felizmente hacen breves días se acaba de reducir y simplificar la tramitología para las obras, enrumbada hacia la diversificación productiva.

Por lo demás, los ciudadanos perciben el exceso de gastos estatales en consejerías y asesorías no indispensables y pudiera también ser, en la contratación de deuda externa y su servicio, todo lo cual debería ser corregido.

La gente se cansa e irrita, siendo ello mal consejero y, además, campo fértil para los instigadores de violencia.

About vizcarra

Medio de comunicación POSITIVO, que solo brinda al público lector a través de un portal web EL TREN DE LAS NOTICIAS, destacar las buenas noticias de todo el mundo, promoviendo sobre todo la cultura a través de un periodismo constructivo y no destructivo , que incentive a tomar pensamientos Y acciones positivas a cualquier hora del día o de la noche. Así como también actitudes ejemplares destacando el área positiva de cada noticia, que invite a ser mejores personas, con buen humor, gran ejemplo y proactivos.
View all posts by vizcarra →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.