EJEMPLO DE LIBRO BLANCO.

Recientemente EsSalud ha presentado el llamado “Libro Blanco para el Diálogo”, que consiste en dar a conocer a la Nación, pero principalmente a sus asegurados, un instrumento de planificación, nunca antes visto, ni con el detalle, seriedad y hoja de ruta para llegar al objetivo para la cual se creó la seguridad social en nuestro país, que no es otro que dar servicio eficiente en salud y determinados subsidios a los trabajadores asegurados.

El Libro Blanco contiene un mapeo situacional muy relevante, a fin de exponer el estado en que se encuentra EsSalud, sus deficiencias percibidas sobre todo por los pacientes, que además de sufrir las enfermedades que los aquejan, reciben muchas veces un trato indigno que atenta hasta contra sus derechos más fundamentales. Contiene también las metas a las que se ha propuesto llegar, para solucionar las brechas existentes que son harto conocidas, señalando clarísimas acciones para llegar a la meta, que no se limitan a la consabida acción de extender la mano para implorar más recursos financieros, sino con tareas para hacer las pertinentes rectificaciones en sus sistemas y organización.

Se puede apreciar en el Libro Blanco que son factibles cambios organizativos para dar un mejor servicio, diferenciando acciones financieras y administrativas de las asistenciales, lo que a nuestro juicio permitiría también diferenciar todo lo que son las prestaciones de salud propiamente dichas, del manejo de subsidios económicos que también están a cargo de EsSalud, entre ellos los de incapacidad temporal, maternidad y sepelio.

Incide en la necesidad de ampliar la atención de primer y segundo nivel, a fin de dejar los hospitales para la atención de los casos que si lo requieran, acercando postas y consultorios a los lugares de residencia de los asegurados y estimulando acciones preventivas que a la larga evitarán en el futuro la utilización de mayores recursos en tratamientos y hospitalizaciones.

Es relevante la meta de mejoramiento informático y digitalización de actividades, registros, historias clínicas, programación y registro de consultas, así como la entrega de medicamentos; a lo que debiéramos agregar la sugerencia de formalizar a los informales para que contribuyan a la seguridad social, y que pese a tener ingresos, recurren al SIS, que se cubre con el Presupuesto General de la República, sustentados en la tributación a la que estamos obligados.

Como no hay mejoras que no impliquen gasto, se debe llenar también la brecha entre el costo de los servicios de EsSalud y lo que recibe de las cotizaciones que pagan los empleadores para que sus trabajadores estén asegurados.  En esto hay una situación grave, pues habiendo determinado los estudios actuariales que la cotización debería ser el 9% de las remuneraciones, tengamos regímenes diferenciados, como por ejemplo que por los trabajadores del sector agrícola se cotice porcentaje menor, o que por los trabajadores CAS o los de los sectores públicos de salud y educación, solamente se cotice sobre parte de la retribución y no sobre el cien por ciento de ella.

Indiscutiblemente se requieren de normas legales que unifiquen las aportaciones y se deroguen leyes populistas como la de exonerar el pago de cotizaciones por las gratificaciones de julio y diciembre, como si ellas no fuesen remuneración. Todo esto se puede hacer incluso en forma progresiva, pero sin olvidar que también el Estado es importante deudor de EsSalud por el aseguramiento de sus trabajadores, y que no puede tener el doble estándar de ser deudor directo, pero exigir a los particulares que estén al día en el pago de sus cotizaciones.

La edición del Libro Blanco coincide con la formulación de estudios de la OIT y del Banco Mundial, en que recomiendan el sinceramiento de las cotizaciones, no su aumento, pero si su uniformidad para evitar distorsiones y que a EsSalud se le sigan agregando asegurados, pero se le mezquinen, o peor aún, se le quiten recursos que necesita para satisfacer las justas exigencias de los trabajadores-asegurados.

Ha hecho bien EsSalud en dar a conocer todo ello a la comunidad y estar presta a recibir sugerencias, considerando que siempre se puede mejorar lo planificado, pero lo que no puede perderse es la continuidad de ejecución, que tiene que ser de aplicación a las administraciones que con el tiempo puedan suceder a la actual, que viene haciendo una tarea encomiable y eficiente en el corto tiempo en que está en funciones.  Ojalá, otras instituciones públicas, pudiesen hacer un alto en el camino, e introspectivamente hacer análisis situacional, fijarse metas de mejoría y sus cronogramas, y hoja de ruta tal cual lo ha hecho el ya famoso “Libro Blanco”, que no cayó en el fácil recurso de hacer las cosas “a la diabla”.

,

About vizcarra

Medio de comunicación POSITIVO, que solo brinda al público lector a través de un portal web EL TREN DE LAS NOTICIAS, destacar las buenas noticias de todo el mundo, promoviendo sobre todo la cultura a través de un periodismo constructivo y no destructivo , que incentive a tomar pensamientos Y acciones positivas a cualquier hora del día o de la noche. Así como también actitudes ejemplares destacando el área positiva de cada noticia, que invite a ser mejores personas, con buen humor, gran ejemplo y proactivos.
View all posts by vizcarra →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *